La tenencia responsable de animales va mucho más allá de proporcionarles cariño, cuidados, alimento y un buen lugar donde vivir. 

Hoy, compartir nuestra vida y nuestro hogar con un perro o con un gato también implica considerar la protección que un seguro les puede ofrecer, y ya no sólo a ellos, sino también a ti como cuidador. 

Los seguros para perros y gatos se han convertido en un elemento esencial de la planificación responsable de la salud animal. Estos seguros nos dan tranquilidad y también protección financiera en caso de accidentes, enfermedades y otros imprevistos que pueden derivar en gastos elevados.

Diferencias entre un seguro de salud y un seguro de responsabilidad civil

seguro_perro_gato

Es fundamental entender la diferencia entre los dos tipos principales de seguros con los que puedes contar hoy para tu perro y para tu gato. 

Por una parte, tenemos el seguro de salud y, por otra, el seguro de responsabilidad civil

Cuando hablamos de un seguro de salud para animales nos referimos a un tipo de póliza similar a los seguros de salud para personas.  Estos seguros de salud suelen cubrir gastos asociados con accidentes y enfermedades, incluyendo tratamientos preventivos comunes como son las desparasitaciones y las vacunas

Esto puede ser especialmente útil dado que los tratamientos veterinarios hoy, cada vez más especializados, pueden ser también costosos.

Por otro lado, el seguro de responsabilidad civil protege contra daños que tu perro o tu gato pueda causar a terceros, ya sean materiales o corporales. Esto incluye situaciones donde tu perro o gato podría dañar la propiedad de alguien o incluso causar un accidente que resulte en lesiones. 

Y ojo, porque, hasta ahora, la necesidad de contratar un seguro de Responsabilidad Civil (RC) dependía de la raza del perro, siendo obligatorio sólo para aquellos clasificados como potencialmente peligrosos. No obstante, bajo la nueva legislación sobre la protección, derechos y bienestar animal, se ha establecido que todos los canes, sin distinción de raza, deben contar con un seguro de Responsabilidad Civil. Aunque este apartado de la ley todavía permanece en suspenso, a falta de desarrollar el reglamento que desarrolle la ley, es recomendable contratarlo cuanto antes, no sólo porque el reglamento se acabará aprobando más pronto que tarde, sino y, sobre todo, por la protección que nos garantiza. 

Dados estos antecedentes, algo que debes tener en cuenta es que muchos seguros de salud hoy también incluyen responsabilidad civil, así que infórmate convenientemente, porque de este modo tendrías una cobertura muy completa. 

¿Por qué es importante contar con un seguro de salud para tu perro o tu gato?

Un seguro de salud para animales ofrece numerosos beneficios, generalmente, bastante similares a los que pueden obtenerse de un seguro de salud para personas. 

Lo que se pretende es garantizar la salud y el bienestar del animal, tanto en tratamientos convencionales, leves o preventivos, pero, sobre todo, en casos en los que se requieran otro tipo de tratamientos más costosos. 

Un seguro de salud no sólo garantiza que tu perro o tu gato tenga acceso a la mejor atención veterinaria posible sin que la decisión esté condicionada por los gastos que te pueda ocasionar, sino que también puede contribuir a darle una vida más larga, saludable y feliz. 

Además, protege financieramente a las familias ante imprevistos que, sin cobertura, podrían resultar abrumadores.

¿Cómo elegir un buen seguro?

Un seguro de salud para perros y gatos no es simplemente una póliza, sino que es una inversión en la tranquilidad y el bienestar de nuestros fieles compañeros.  Elegir el seguro adecuado puede significar una diferencia crucial en el cuidado de tu gato y tu perro, permitiéndonos afrontar con seguridad cualquier imprevisto. 

seguro_perro_gato

Estas son algunas de las consideraciones que deberías tener en cuenta a la hora de buscar un seguro de salud: 

  • Cobertura médica básica: asegúrate de que el seguro cubra las necesidades médicas básicas, como consultas veterinarias, exámenes, pruebas de laboratorio, medicamentos recetados y tratamientos para enfermedades comunes.
  • Cobertura de emergencia: un seguro que cubra emergencias médicas y cuidados intensivos en caso de accidentes o enfermedades graves es fundamental, ya que estamos hablando de situaciones costosas y, a la vez, vitales. Esto puede incluir hospitalización, cirugía y procedimientos de urgencia.
  • Cobertura de enfermedades crónicas: algunos seguros ofrecen cobertura para condiciones crónicas como la diabetes o problemas cardíacos. Asegúrate de que tu plan cubra estas necesidades si tu perro o tu gato las tiene o podría desarrollarlas en el futuro.
  • Cobertura de enfermedades preexistentes: aunque muchos seguros no cubren condiciones preexistentes, algunos pueden ofrecer cobertura limitada o cubrir ciertas condiciones después de un período de tiempo específico sin síntomas.
  • Límites de cobertura y deducibles: es importante entender cuánto cubrirá el seguro en total y en cada situación específica. Algunos seguros tienen un límite en la cantidad total que pagarán al año o por cada problema de salud que pueda surgir. También es importante saber que algunos seguros requieren que abones una cantidad inicial, llamada deducible, antes de que ellos comiencen a cubrir los costos.
  • Periodos de carencia: son lapsos de tiempo después de contratar el seguro en los que ciertas coberturas no están disponibles. Por eso debes tener en cuenta que, durante este período, algunas condiciones médicas pueden no estar cubiertas. Es importante verificar la duración del período de carencia para cada condición específica. Esto te ayudará a entender cuándo tu perro y gato estará completamente cubierto por el seguro para diferentes tipos de atención médica. 
  • Red de proveedores y reembolsos: averigua si el seguro tiene una red de proveedores veterinarios preferidos y si ofrece reembolsos para visitas a veterinarios fuera de la red. Esto puede afectar tus opciones de atención veterinaria y los costos.
  • Servicio al cliente y reclamaciones: estudia la reputación del proveedor de seguros en cuanto a su servicio al cliente y proceso de reclamaciones. Querrás un seguro con el que sea fácil comunicarse y que procese las reclamaciones de manera rápida y eficiente.
  • Costo mensual/premium: por último, pero no menos importante, compara los costos mensuales o primas de diferentes seguros. Asegúrate de entender qué está incluido en el precio y si hay costos adicionales, como copagos o cuotas de renovación.

También debes tener en cuenta que algunas razas de perros y gatos son propensas a ciertas enfermedades hereditarias o congénitas. En estos casos, la gran mayoría de los seguros no cubren estas condiciones particulares, especialmente si tienes una raza conocida por tener problemas de salud específicos.  Ser consciente de qué problemas en concreto no están cubiertos te ahorrará sorpresas. 

Seguro para tu perro y gato, una decisión inteligente

Tener en cuenta estos factores y comparar varias opciones de seguros, te ayudará a tomar una decisión informada sobre cuál es la mejor opción. 

La contratación de un seguro para tu perro o gato no solo es una decisión inteligente desde el punto de vista financiero, sino que también refleja el compromiso con su bienestar y su salud. La cobertura adecuada asegura que tu compañero siempre tenga acceso a la atención que necesita sin comprometer tu estabilidad económica.

Si estás considerando la posibilidad de contratar un seguro para tu perro o tu gato y necesitas más información, te invitamos a contactar con Balmesvet Veterinaris. Te proporcionaremos orientación experta y te ayudaremos a encontrar la opción de seguro que mejor se adapte a las necesidades de tu perro o tu gato y a tu situación financiera. 

La prevención y protección son claves para una vida larga y saludable de tu perro y tu gato y, con el seguro adecuado estarás garantizando que tenga siempre la mejor de las atenciones.

Compartir